07 Julio 2012 ~ 0 Comentarios

No hay quien se salve

La verdad es que todos los días hay noticias que son reiterativas pero con distintas personas. Esta semana ha saltado a la palestra de los medios de comunicación, la posible imputación de Luis Diaz Alperi y Sonia Castedo ex alcalde y regidora actual de nuestra ciudad, por el caso de la modificación del PGOU a favor del empresario alicantino Enrique Ortiz, ya que el juez observa un presunto delito urbanístico.

Cuando no son pitos, son flautas, pero lo que está claro que siempre hay algún político, de los cerca de cuatrocientos cincuenta mil, que viven en nuestro país de este oficio, que está imputado en algún asunto turbio a favor de intereses particulares o personales.

La realidad es que las personas somos ambiciosas y parece ser que en muchas ocasiones la fuerza del bienestar que puede producir el don dinero, es superior a cualquier otro valor moral o ético.

Luego dicen que a la clase política se le está tratando mal, por parte de la ciudadanía. La verdad, es que estamos cansados de tanta corrupción por parte de servidores públicos, que han sido puestos en estos lugares de poder, para gobernar y administrar con honestidad las distintas administraciones, nacional, autonómica o local y en muchas de las ocasiones, gracias a Dios no en todas, de lo único que se han ocupado es de despilfarra los erarios públicos o de llenarse sus propios bolsillos y el de todas las personas de su entorno.

Hay tantos casos abiertos a políticos en los juzgados por corrupción, que los jueces tienen trabajo para una larga temporada. Lo triste, es que la clase política está señalada por toda la ciudadanía.

Todos los males que nos afecten en actualmente y en un futuro próximo la culpa se la vamos a echar a estos trabajadores del poder. Mientras no demuestren de una vez por todas, y para eso pasaran años, que trabajan con honestidad y alza de miras por las personas de su país, de su autonómica, de su localidad. Y eso se demuestra con el trabajo honrado del día a día, en sus puestos de responsabilidad.

Lo cierto es que no estamos para tonterías, nuestro país es el culo de la Unión Europea, hemos perdido hasta la camisa y necesitamos urgentemente personas competentes y honradas que trabajen a una, para que España vuelva a los tiempos de hace solo unos años. Recuperando el estado de bienestar perdido y que tanto echamos de menos.

Siempre vamos a lo mismo, pero es lo que toca, hay que denunciar a los corruptos y que la ley castigue a las personas que hayan cometido un delito en el cargo que ostentan. Ya que el mayor insulto para la ciudadanía es votar a personas que luego han traicionado su confianza, por la avaricia de llenarse los bolsillos, aprovechándose de su situación privilegiada y de poder.

Esperemos que estas conductas inmorales, por parte de algunos políticos, vayan desapareciendo poco a poco y quien ejerza este oficio, sea con la premisa clara, de trabajar por el bien común de sus conciudadanos.

Leave a Reply

You must be logged in to post a comment.